lunes, 22 de junio de 2015

Siempre nos quedará septiembre...

A mi eso de que todo esfuerzo tiene su recompensa no me sirve. Porque la vida a veces es cruel y todas esas cosas, todas esas cosas que no vienen en los libros motivacionales. Porque simplemente a veces te esfuerzas y te jodes. Y eso, como ya dije, lo sabemos los estudiantes: que a veces estudias, y te toca joderte. 



Hay muchas opciones por las que puedes suspender:

  • No estudias, y te lo mereces. 
  • No estudias lo suficiente y quizás te merecieras un aprobado
  • Después están los casos en los que eliges a los peores profesores posibles de toda la facultad, eso con los que aprueban tres (y maldices al mundo por no haberte avisado antes)
  • Los casos en los que te quedas en blanco, te tiembla el bolígrafo en las manos y lo único de lo que eres capaz es de hacer florecitas en las esquinas del examen
  • El examen. Si, era el EXAMEN y no había por donde cogerlo. 


Varios motivos para los que mirar el horizonte, con una lágrima cayendo por tu rostro y prometerte cosas como que empezarás antes o que elegirás profesores haciendo una investigación previa. NI SHERLOCK HOLMES SERÍA TAN BUENO

Escuchas a tus compañeros sufrir contigo, miras con odio a los que han conseguido aprobar y rezas para que todo sea un sueño. Pero al final solo te queda Septiembre